LEIVA nos trajo sus ‘Monstruos’ a la noche gaditana

Las colas tempraneras a las puertas de la Sala Momart Theatre corroboraban que siempre serán pocas las veces que el artista madrileño pase por nuestra ciudad. Sus Monstruos -título de su nuevo álbum- venían a vernos esa noche y no había miedo, sino ilusión y muchas ganas. Cádiz nunca falla a su cita con Leiva y eso él lo sabe y reconoce, por ello desde que sus botas pisaron con garbo el escenario y sonaron con garra los primeros acordes ya todos estuvimos entregados y listos para dejarnos quemar en El último incendio.

leiva_momart

Había magia, como cantó a continuación en La lluvia en los zapatos pero en este caso lo único que se partían eran las gargantas desgañitadas de un público que en ocasiones hacía imposible escuchar en algunos tramos la voz del vocalista. Y por si aún alguien permanecía impasible ante el huracán que esa noche se estaba desatando, quisieron apuntarse un tanto seguro. Todos nos volvimos auténticos Animales cuando retrocedimos unos años atrás y esta célebre canción de Pereza nos hizo botar y, ahora sí, entregarnos sin oponer resistencia a disfrutar de una noche llena de descaro, rock n’ roll y mucho talento.

El ritmo juguetón y canalla del siguiente tema venía precisamente pidiendo que se desatara una Guerra Mundial y le siguieron Cerca, Palomas, Los Cantantes y una de las últimas de Pereza, Windsor. No era Camarón lo que sonaba fuerte en nuestras cabezas, sino el frontman de la Alameda de Osuna acompañado de su telecaster y su majestuosa “Leiband”, comandada por su hermano y líder de Sidecars, Juancho, y completada por César Pop, Tuli, Pachequín, Manolo Mejías, Luismi Romero y José ‘Niño’ Bruño.

leiva_momart

El repertorio, que ahora nos hacía bajar un poco las pulsaciones, continuaba con Eme, Breaking Bad, una vibrante Miedo y Ciencia Ficción. Retomando piezas claves del legado de Pereza llegaba SuperHermanas, cuya inclusión en el set-list nos sorprendió gratamente. De esta forma dábamos paso al momento más íntimo del show, cuando la banda se retira y cede el protagonismo a un Leiva que se pone tierno y nos araña el alma con un Vis a Vis que sobrecoge a toda la sala. Y llegó Monstruos, momentazo estelar de la noche donde el madrileño, por un instante, calla, dejando sonar las voces al unísono de todo el respetable.

Volando casi en otra dimensión iba llegando la hora del final con Electricidad, uno de los temazos de este último disco y no porque lo digamos nosotros, sino por el éxtasis que crea ese estribillo tan pegadizo. Como lo tienes tú vuelve a traernos el recuerdo de los mejores momentos de Pereza, algo que también ocurrió al final de Medicina, encadenándose a continuación con algunos compases de Estrella Polar. Con la partida en este punto, llegamos a los dos últimos temas -por ahora- del concierto: Terriblemente cruel y Mirada perdida, dos hits que han sonado durante meses en las principales radios del país.

leiva_momart

Turno, ahora sí, para los bises. Sinceridio, el sencillo del nuevo disco y tema que todos estaban esperando, se sumaba a este final marcado por la increíble sensación de que no pasan los años por Leiva. Sigue con la misma energía de sus inicios sobre las tablas. Un auténtico vendaval.

El cúlmen llegaría con uno de los últimos singles de Pereza antes de su disolución, Lady Madrid, aunando vértigo y corazón ante un público deseoso de que vuelva de nuevo por la Tacita de Plata, donde sin duda volverá a estar como en casa y no habrá monstruos que lo espanten.

leiva_momart

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s